Print this page

Académicos proponen articulación entre universidades y escuelas normales superiores

  • alto de fuente

Santiago de Cali, Junio 27 de 2019–122 Año 14.

122

Investigadores universitarios, docentes, estudiantes y rectores de escuelas normales superiores del Valle del Cauca se dieron cita en la Universidad Santiago de Cali para debatir sobre tendencias en la formación complementaria de las escuelas normales y conocer el estado actual de la articulación entre estas instituciones educativas y universidades.

El doctor Yasaldez Eder Loaiza Zuluaga, director del Doctorado en Educación de la Universidad de Caldas y experto en la materia, fue uno de los invitados a la actividad y durante su intervención explicó que “es indispensable encontrar estrategias para mejorar los vínculos entre las escuelas y las universidades con el objetivo de desarrollar propuestas conjuntas en beneficio de una mejor formación docente en el país”.

Esto debido a las pocas oportunidades que tienen los estudiantes de escuelas normales para continuar sus estudios de licenciatura, como afirma la magíster en gestión de la tecnología educativa y coordinadora de práctica pedagógica de la Escuela normal superior de Zarzal, Esther Janeth Aguilera López: “nosotros nos regimos a un plan de cuatro semestres exigido por el Ministerio de Educación Nacional, pero cuando los jóvenes desean continuar sus estudios, los créditos no son homologados”.

En ese sentido la doctora en ciencias humanas Sandra Liliana Castillo Vallejo, directora del Doctorado en Educación de la Universidad Santiago de Cali, señaló sobre este evento impulsado por la USC que “vemos la necesidad de vincular y establecer un engranaje entre lo que es la formación docente de normales hacia nuestras universidades porque hay ciertas asignaturas que ellos ven y que no podemos homologar, pues encontramos discrepancias. En esa medida queremos coincidir en planes de curso y unidades de crédito para que haya una homologación” 

Limbo educativo

Para el Ministerio de Educación Nacional las escuelas normales solo son concebidas como unidades de apoyo académico para atender la formación inicial de educadores; “un nivel de educación media académica con profundización en el campo de la educación y la formación pedagógica y un ciclo complementario de formación docente con una duración de cuatro (4) semestres académicos”, como se especifica en el Decreto 3012 de Diciembre 19 de 1997. 

Sin embargo para Esther Aguilera “todos los docentes deberían optar primero por un título de normalista superior, porque es allí donde se adquieren los primeros conocimientos en pedagogía y además se tienen prácticas pedagógicas en hogares comunitarios de Bienestar Familiar, a través del semillero De Cero a Siempre”.
“Estamos en un limbo porque no sabemos si somos bachillerato o educación superior”, subrayó.

Por su parte el doctor Yasaldez Loaiza hace énfasis en que “cuando se puso en marcha el Decreto 3012 la articulación (entre normales y universidades) funcionó y se dieron muy buenos resultados. En la actualidad las escuelas normales en su mayoría no se preocupan por la relación con la universidad, considerándose autónomas y libres en su proceso de formación de maestros”. 

A su vez, el académico reconoció que “una mejor integración se conseguiría en la medida que las universidades reconozcan que las escuelas normales forman maestros de buena calidad por medio de la homologación; de esta forma ellos podrían concluir sus estudios de licenciatura de una manera llamativa, en la cual se reconozca la importancia de ser maestro en el país”.
    

Elaboró

David Guerrero Rivera
Unidad de Comunicación
Extensión 9087